Preguntas (y respuestas) acerca de la diabetes mellitus, tipo 1 y tipo 2 (DM1, DM2)

Las siguientes 34 preguntas acerca de la DM son frecuentes.  Las respuestas las proporciona un Educador en Diabetes Certificado, el Dr. Stan De Loach.  Podrá dirigir sus preguntas y dudas al Dr. Stan De Loach vía correo electrónico: saludo@usa.net  Otras páginas electrónicas relacionadas se encuentran al www.continents.com/diabetes1.htm
 
 
 
Temas abordados en estas preguntas y respuestas: Temas abordados en estas preguntas y respuestas:
. .
Hiperglucemia matutina Actividad física antes del desayuno o sin el desayuno
Cómo evitar las complicaciones La cafeína, el café y el control de la glucosa en la DM
Cura o fácil control para la DM1 Spinning (actividad física) y la DM2
La DM y el azúcar Diagnóstico de la DM2
Actividad física para "quemar" glucosa Neuropatía diabética
Actividad física e insomnio Salida de sangre del sitio de la inyección de la insulina
Desilusión y desesperación ¿Se permite comer plátanos, si uno tiene DM?
Cualidades del profesional de la salud que atiende a las personas con DM Reducción de grasa corporal en la DM2
Porcentaje de adolescentes con DM El "Glucowatch"
Insulina inhalada Balance de sodio y potasio en la DM descontrolada
DM: ¿Condición de alto riesgo, aun con control médico? ¿Cuánta insulina es demasiada?
DM: ¿Condición crónica o curable? Fenómeno del Alba (Dawn phenomenon)
Riesgos generales de la DM y avances en su tratamiento Transición de agentes orales a la insulina en la DM2
Disfunción erectil Hipoglucemia y el mareo y malestar
DM y el embarazo DM1 y el tratamiento homeópata
Análisis/resultados de laboratorio, de interés en la DM Control de glucosa durante el embarazo
Uso temporal de insulina en la DM2 Efecto de los sustos y las emociones fuertes sobre el control de glucosa
. .

 
Términos empleados en las siguientes preguntas y respuestas:
AUTOMONITOREO el proceso a través del cual una persona con DM mide la cantidad de glucosa o cetonas en su sangre; el propósito del automonitoreo es poder ajustar el tratamiento o el control de la glucemia para mantener la glucemia entre 70 y 110 mg/dL
CONTROL GLUCEMICO el mantener los niveles de glucosa sanguínea entre 70 y 110 mg/sL o dentro del rango concordado entre la persona con DM y su equipo profesional de la salud
DM1 una condición en que el páncreas deja de producir insulina, la cual es esencial para la vida corporal del ser humano; se trata con una combinación de educación, insulina, alimentación y actividad física; es más frecuente entre las personas jóvenes y que no presentan obesidad o sobrepeso
DM2 una condición en que o el páncreas no produce suficiente insulina para las necesidades corporales o existen factores de resistencia, que impiden la función de la insulina producida; es más frecuente entre las personas con más de 30 años de edad y que presentan obesidad, sobrepeso y reducida actividad física
GLUCEMIA la presencia y cantidad de glucosa en la sangre
HEMOGLOBINA GLICADA (HbA1c) ó
HEMOGLOBINA GLUCOSILADA (HbA1c)
una prueba cuyo resultado refleja la cantidad de glucemia durante los últimos 60 - 90 días; el valor típico de una persona sin DM se encuentra entre 4% y 6%; representa el porcentaje de células rojas en la sangre que se han unido permanentemente con una molécula de glucosa
HIPERGLUCEMIA la presencia de niveles altos de glucosa en la sangre; representa un nivel de glucemia mayor a aproximadamente 140 - 150 mg/dL; cada persona con DM colabora con su equipo de la salud para realizar su definición individual de lo que se considerará hiperglucemia
HIPOGLUCEMIA la presencia de niveles de glucosa en la sangre que no son suficientes para el funcionamiento normal del cuerpo; un valor de glucemia de 70 mg/dL o menos es llamado "hipoglucemia"; la hipoglucemia debe tratarse con una cantidad precisa de glucosa (para elevar la glucemia a niveles superiores a 70 mg/dL e inferiores a 110 mg/dL) y ser seguido de carbohidrato, proteína y grasa (juntos)
MG/DL una medida de la cantidad de una sustancia en la sangre; significa "miligramos por decilitro"; los valores de glucemia de una persona sin DM normalmente se encuentran entre 70 y 100 mg/dL
POSTPRANDIAL después de comer; un término que se refiere a la actividad o al estado físico después de comer

PREGUNTA:       Al levantarme en la mañana, tengo glucosa de 280 a 320 mg/dL.  ¿Es muy grave?

RESPUESTA:      Al evaluar un valor de glucosa, es importante recordar los valores de una persona sin DM, porque una persona sin DM no desarrolla las complicaciones tardías que una persona con DM sí tiene mucho riesgo de desarrollar si no mantiene los valores de su glucosa en el rango aproximado de una persona sin DM.  Aquellas complicaciones tardías incluyen daños irreversibles a los nervios, los vasos sanguíneos, los ojos y los riñones.

En las personas sin DM, el páncreas mantiene la concentración de glucosa en la sangre entre 70 - 100 mg/dL (en ayunas) o entre 70 - 150 mg/dL (postprandial, es decir, 1 - 2 horas después de comer).  En la persona con DM, el páncreas no funciona a la perfección y como resultado son necesarios el tratamiento y el autotratamiento de la DM.

Aunque a veces quisiéramos pensar que una glucosa de 180 ó 280 ó 320 mg/dL no está tan mal...la verdad es que el cuerpo no fue diseñado para aguantar niveles de glucosa mayores a 150 mg/dL.  Los miles de actividades corporales (por ejemplo, circulación, nutrición, crecimiento, reparación de músculos y nervios, almacenaje de energía) simplemente no funcionan bien con niveles elevados de glucosa.

Por eso, los tratamientos (dosis de insulina y/o pastillas antidiabéticas) y autotratamientos (educación, comida, automonitoreo de niveles de glucosa, ejercicio) que existen, tienen como finalidad el posibilitar el control de la glucosa sanguínea.  El "control de la glucosa sanguínea" quiere decir posibilitar niveles entre 70 y 110 mg/dL.  Ésta es la meta en el automanejo de la DM, sea DM1 ó DM2.  Sin embargo, es preciso que cada persona adulta con DM decida cuál será sus niveles meta, los cuales varían de persona en persona.  Algunas personas decidirán por 70 - 99 mg/dL, otras por 80 - 140 mg/dL y otras por menos de 200 mg/dL.  La decisión es importante porque el rango seleccionado tiene consecuenias en cuanto a la probabilidad de las complicaciones diabéticas (por ejemplo, serán más probables con niveles de 150 - 200 mg/dL que con niveles de 70 - 99 mg/dL), pero es la responsabilidad de la persona con DM tomar la decisión de cuál será su rango glucémico meta.  Los profesionales de la salud facilitarán (a través de la educación, los medicamentos, el apoyo psicológico) el control seleccionado.

La presencia de glucosa sanguínea de 280 a 320 mg/dL indica que es necesario hacer ajustes al automanejo de la DM.  Un exceso de comida, una falta de actividad física, una dosis insuficiente de insulina o de pastillas antidiabéticas, una enfermedad apenas iniciándose o ya desarrollada, un estrés excepcional en el trabajo o la familia, la presencia de DM gestacional durante el embarazo, el autotratamiento excesivo de un episodio de hipoglucemia...éstas son algunas de las posibles causas de una glucosa de 280 a 320 mg/dL en ayunas.

La educación diabetológica, que la persona con DM va adquiriendo con el tiempo y la experiencia y con la ayuda del equipo de salud que la atiende, es lo que permite que una respuesta correcta a las constantes variaciones de glucosa sanguínea con soluciones informadas, prácticas y funcionales.

El automonitoreo de los valores de glucosa sanguínea proporciona una guía confiable para definir e implementar las soluciones adecuadas para compensar la incapacidad del páncreas de proporcionar la estabilidad glucémica necesaria para que el cuerpo funcione bien.  Sin saber en qué nivel esté la glucosa sanguínea, es imposible acertar en el óptimo control de la misma.

Una glucosa de 280 a 320 mg/dL no representa un óptimo control de la glucemia.  Por eso, sí se puede decir que es grave.  Si se presentara una glucosa de 280 a 320 una vez cada seis meses, es menos grave que si se presentara a diario ó tres veces a la semana.  Pero, en todo caso, representa la necesidad urgente de una comprensión de la causa de la descompensación y un ajuste al tratamiento o autotratamiento de la DM.  Únicamente así será posibile minimizar o evitar a largo plazo las complicaciones desagradables y limitantes de la DM.

PREGUNTA:        ¿Es posible que alguien con DM2, diagnosticado a "tan temprana" edad como yo, efectivamente llegue a viejo sin complicaciones tardías?  Sería para mi un levantón de ánimo muy grande, ya que principalmente es esto lo que me tiene afectado.  Gente con DM1 sí la hay que llega a grandes edades.  Hasta donde entiendo, es mucho más común que se presenten complicaciones en las personas con DM2.

RESPUESTA:       Cada año los Laboratorios Lilly (el primer laboratorio que produjo la insulina para la venta pública) presentan un reconocimiento formal y público a las personas que han utilizado la insulina en el control de su condición de DM, sin mayores complicaciones.  Son muchos los que han recibido y recibirán el reconocimiento.  Igualmente, hay gentes con DM2 que llegan a una edad avanzada sin complicaciones tardías de la condición...en los dos casos, todo depende del control glucémico y la disposición genética.  Las complicaciones no se dan más frecuentemente en la DM1, aunque pueden ser complicaciones uno poco distintas a las de la DM2.  El control glucémico es lo que determina si habrá o no complicaciones y si las hay por control glucémico inadecuado, afecta a las personas con DM1 y DM1 parejo.

PREGUNTA:       Sé que existen algunos metodos para el control de la DM pero que no son accesibles para todos, como la bomba de insulina y la implantacion de células beta extraídas de donadores y/o cadáveres, pero sólo se hacen en ciertos lados y tienen costos muy altos.  ¿En cuánto tiempo podremos tener algún producto o método efectivo y definitivo para, si no la cura, cuando menos tener el control glucémico (sobretodo de la DM insulinodependiente)?

RESPUESTA:   En realidad, la pregunta podrá ser "¿En cuánto tiempo podremos tener OTRO método efectivo y definitivo para, si no curarla, cuando menos tener el control glucémico esencial?"

Ya existe un método efectivo, aunque no perfecto, de obtener el control de la DM1 y de la DM2.  Consiste en checar la glucosa sanguínea e inyectar con flexibilidad educada la insulina necesaria para cubrir los alimentos y la actividad física.  Así, uno puede mantener una HbA1c de 5% - 6% (una persona sin DM tiene la HbA1c entre 4 - 6%).  Este nivel totalmente factible de HbA1c, tan normal como difícil de lograr sin educación y dedicación, es lo que se considera un "control" adecuado y definitivo de la DM1.  Hay mucha gente con DM1 que sí logra este nivel de HbA1c y a largo plazo.

Además, este método de control es menos caro que los métodos todavía experimentales y está más comprobado que los avances que están todavía en el proceso de desarrollarse o descubrirse para tratar la DM.  Claro, no es una cura.

¿Una cura?  Tal vez llegue, tal vez no.  Hay una exposición excelente en internet, con el título "Thirty years of investigating the autoimmune basis for type 1 diabetes: Why can't we prevent the disease?" ("Treinta años de investigacion de la base autoinmune de la DM1: ¿Por qué no la podemos prevenir?").

Lo central del tema es que se trata de una condición tan complicada, con factores tanto genéticos como ambientales, que está ligada con el milagroso y complejo sistema humano de control del metabolismo, que aunque una parte de la condición se "evite," no se cura ni se previene en su totalidad.

Para los que creen que sí habrá una cura, lo relevante es que la persona con DM1 se cuide lo mejor posible a través de todo el tiempo que tiene la condición.  Aun si se curara de reprente, es casi seguro que la "cura" no quitaría los daños sistémicos que resultan en las complicaciones tardías de la DM (retinopatía, nefropatía, neuropatía, enfermedad cardiovascular, por ejemplo).  Éstas, por su naturaleza, posiblemente seguirían desarrollándose (aunque tal vez más lentamente), pues son condiciones progresivas.

Al hablar de una "cura," más bien se contempla la prevención de la condición.  A lo mejor la prevención llegará más fácilmente que la cura de la DM1 ya establecida.

El uso de la palabra "insulinodependiente" crea confusión.  De hecho, TODOS LOS SERES HUMANOS (y hasta los gatos, perros, peces) somos insulinodependientes.  El cuerpo no sobrevive sin insulina (sin la cual la vida no dura más de 50-52 semanas...como fué el caso inevitable antes del 1921 cuando pudieron producir la insulina).  La única diferencia observada es que el cuerpo sin DM1 produce y secreta su propia insulina y la persona con DM1 (y muchos con DM2) tiene que aplicarse la insulina comercial.  Los con DM1 ó DM2 y los sin DM son igualmente y permanentemente insulinodependientes.

El interés y la esperanza que los con la DM aportan a la polémica científica y a la contemplación social y profesional de una cura seguramente son críticos y alentadores para que siga el trabajo de descubrir o diseñar una cura, una manera de prevención o de solución a los problemas que la condición conlleva.

PREGUNTA:      ¿Una persona con DM debe evitar el azúcar?  ¿Hace daño dejar por completo el azúcar en la dieta de una persona con DM?  Si tengo DM ¿dejar de tomar azucar en su totalidad es malo?

RESPUESTA:       No indicas directamente si tienes DM.  De hecho muchas personas con DM no toman azúcar, pero depende del fin deseado si es malo o no.  ¿Es para bajar de peso?  ¿Es porque uno cree que así evita la DM (esto es mito)?  Si uno tiene DM, el azúcar representa una fuente intensa de calorías que no aportan buena nutrición.  El azúcar no tiene vitaminas, proteínas, minerales ni otras sustancias necesarias para el buen funcionamiento del cuerpo.  En la persona con DM, el páncreas no responde eficazmente a la presencia del azúcar, la glucemia podrá subir a niveles anormales.  Para la persona con DM, esta subida súbita de la glucemia representa el riesgo principal de ingerir mucho azúcar.

Coma o no el azúcar, el cuerpo de una persona con DM, al igual que el de una persona sin DM, necesita de la glucosa (una forma básica de azúcar) para la energía necesaria para crecer, repararse y funcionar bien.  Los carbohidratos (y una porción de las proteínas) comidos se convierten en glucosa dentro del cuerpo, aun si uno no come nada de azúcar.  Por no contener mucha  nutrición (es decir, vitaminas, minerales), el azúcar no es una buena elección desde el punto de vista de una nutrición saludable.  Sin embargo, para una persona con DM, el azúcar no está prohibido ni tampoco recomendado como una parte habitual del plan de alimentación.

Porque las otras fuentes de glucosa para los fines energéticos del cuerpo no se degradan dentro del cuerpo con la misma velocidad que el azúcar, se recomienda comer algo azucarado cuando una persona con DM que se trata con insulina (DM1) o con los antidiabéticos orales (DM2) tiene hipoglucemia (bajos niveles de glucosa sanguínea).   En resumen, una persona con DM puede o no comer el azúcar bajo condiciones normales, pero cuando tiene hipoglucemia, el comer algo azucarado (tabletas de glucosa, leche, galletas, jugo) es lo indicado.

PREGUNTA:       Si los músculos son los principales "consumidores" de glucosa, en el caso de una persona con DM ¿no sería bueno tratar de desarrollar músculos más grandes?  Por ejemplo, ¿sería conveniente seguir con el ejercicio aeróbico, pero incluir también un poco o mucho de pesas?

RESPUESTA:       Sorpresa.  Los músculos sí usan mucha glucosa cuando estamos haciendo una actividad física, pero invariablemente el órgano que utiliza como el 50% de la glucosa presente en la corriente sanguínea es el CEREBRO (5-10 gramos por hora y el doble de esto en los niños de 3 a 10 años de edad).

Definitivamente el ejercicio aeróbico (como caminar, bailar, correr) es muy útil para bajar niveles de glucosa sanguínea cuando son inferiores a 180 mg/dL.  Hay que tener insulina a bordo del cuerpo para que la actividad física funcione de esta manera.  La insulina permite que la glucosa entre en la células, sin quedarse circulando en la corriente sanguínea como lo hará sin la presencia de insulina.  La insulina también sirve y es precisa cuando los niveles de glucemia están arriba de 180 mg/dL.

Las actividades físicas de resistencia (como las pesas) implican ciertos riesgos para la persona con DM y/o hipertensión arterial o retinopatía.  Sin embargo, llevadas a cabo con técnicas correctas, son útiles en el mantenimiento de la salud muscular de algunas personas con DM.

PREGUNTA:       Leí que el ejercicio físico en la noche aumenta el nivel de insomnio.  Mi pregunta es:  ¿Aplica solamente para personas con DM?

RESPUESTA:       No indicas la fuente de esta información, que a lo mejor está incompleta.  Las fuentes profesionales no indican que el ejercicio físico aumente el nivel de insomnio.  Más bien sería relajante y cansaría y así podría promover el sueño.  Tal vez, su pregunta se refiere al hecho de que la actividad física en la tarde o noche PUEDE (en algunas personas con DM) causar hipoglucemia unas horas después de terminado el ejercicio.  En el caso de la actividad física en la tarde o noche, una baja de glucosa sanguínea podría preverse mientras que la persona duerme (0100-0500 a.m., dependiendo de la hora de la actividad física).  Así, la hipoglucemia sí puede resultar del ejercicio físico en la tarde o noche y la hipoglucemia nocturna sí puede provocar el insomnio temporal.

En personas sin DM, la hipoglucemia no es de mucha preocupación...casi no sucede con niveles típicos de actividad física.  Cada cuerpo es diferente, cada persona come alimentos distintos, cada persona utiliza un regimen de insulina (o pastillas antidiabéticas) individualizado.  Así, una respuesta individual a cualquier estímulo (como lo es el ejercicio físico en la noche) podría incluir problemas del sueño...pero no es típico ni frecuente.  En el insomnio influyen tanto factores físicos (cafeína, dolor físico, falta de cansancio, por ejemplo) como factores psicológicos (preocupaciones, miedos, sentimientos, por ejemplo).

En resumen, la actividad física en la noche no constituye una causa frecuente del insomnio, ni para los con DM ni para los sin DM.

PREGUNTA:       Esto es una fantasía, favor de remitirse al apartado de ciencia ficción.  Si vive en otro país, es probable que con un poco de suerte y dinero pueda recibir tratamiento médico apropiado.  Pero si tiene el infortunio de ser mexicano, entonces usted puede irse olvidando de este término en función de la atención específica a la DM, ya que los médicos de este país sólo saben cobrar sus quincenas y, claro, las consultas.  Y, no importa lo caras que sean, jamás serán buenas, por lo que le recomiendo que no pierda su tiempo y su dinero en estos charlatanes de bata blanca (de este país, insisto).  Mejor trate de hacer un esfuerzo y consulte a un médico de a de veras, o sea de cualquier otra parte del mundo, no importa que sea Haití, Somalia o cualquier otro país en vías de desarrollo...lo importante es que no sea mexicano.

RESPUESTA:       ¡Qué desilusión (o tal vez más de una) ha de haber experimentado!  Hasta la DM misma (sin tomar en cuenta a los profesionales de la salud) a veces causa una respuesta parecida, pues es una condición frustrante y continuamente cambiante y no totalmente comprendida.  Al fin y al cabo, para sobrevivr bien, la persona con DM es quien tiene que conocer su cuerpo individual y sus necesidades, siempre variantes de día en día, para poder aprender a autocuidarse.  Claro, hay fuentes confiables de información (internet, pláticas en la Ciudad de México, material impreso, grupos de apoyo), que son gratuitas o casi gratuitas, para aprender y seguir aprendiendo.

Aprovechando de ellos, uno aprende...y adicionalmente uno va aprendiendo de su propia experiencia como persona con DM, incluso de las consultas que realmente no sirven o no satisfacen.  Esto de la DM es un proceso de aprendizaje, que nunca se acaba.  Una gran parte del aprendizaje, nadie la puede enseñar (por ejemplo, la respuesta de nuestro cuerpo a 4 unidades de insulina Lispro a las 3 de la mañana).  De hecho, la mayoría del conocimiento lo tenemos que aprender por nuestra propia cuenta.

Que hay charlatanes, eso sí.  En cualquier mercado público, hay uno que vende la "cura" para la DM...eso, sin que haya una cura.  Seguramente, los que se la compran también se sienten desilusionados cuando el efecto prometido no se realiza.

Pero también hay profesionales de la salud competentes, que se dedican a tratar bien a sus "pacientes" o "clientes."  Los que se especializan en la DM tratan de responder con lo más actualizado a la DM tal y como la condición se manifieste en sus "pacientes" o "clientes."  En lo de la DM, la palabra "consulta" no es exactamente apta, pues es una relación de confianza y conocimiento mutuo que la persona con DM y el equipo de la salud tienen que desarrollar.  ¿Por qué?  Porque es a través de esta relación que el tratamiento y autotratamiento eficaces se llevan a cabo.

Su fantasía puede tener implicaciones negativas para su propio interés: puede afectar su autocuidado y su capacidad de realizarlo.  Esto sería potencialmente peligroso a largo plazo.  Hay que buscar experiencias con los profesionales de la salud que le permitan borrar por lo menos un porcentaje (¿50%?) de la fantasía.  Educándose también usted, probablemente exigirá menos perfección de los profesionales de la salud, pues podrá compartir la frustración y compensar algunas de sus faltas o errores con un conocimiento más adecuado y personalizado de sus propias necesidades individuales.  En fin, usted mismo y en un grado menor los profesionales de la salud contribuirán a la calidad de su vida futura.  El 95% del éxito del tratamiento y autotratamiento de la DM se deben a la persona con DM.

PREGUNTA:      ¿Cuál es el médico adecuado para una persona con DM?

RESPUESTA:       Una pregunta aparentemente sencilla pero no tan fácil de contestar.  El o la con quien uno puede llevarse responsablemente, los dos como personas maduras, con respeto mutuo, cada quien con recursos que son únicos y de utilidad, durante el viaje de transformación que es la DM.  Tener la DM implica un viaje de constante aprendizaje, de éxitos y fracasos grandes y pequeños, de novedades interminables (y no siempre agradables) e inevitablemente de sorpresas...y ésas tanto para la persona con DM como para los profesionales de la salud que la atienden.  Es un viaje en el que el conocimiento de la relación sutil entre la DM y el cuerpo en que se desarrolla tiene que manifestarse en una de las personas involucradas y después elaborarse y comprenderse por las DOS personas que viajan juntas...aun si casi todos los aspectos de la condición y de las personas que están viajando juntas se van cambiando constantemente.

Porque es un viaje que dura toda la vida o una gran parte de ella, vale la pena intentar estar bien acompañado por un profesional de la salud que aporte el conocimiento, el tiempo, las sugerencias, las ideas, una preferencia para la verdad y no el engaño o la delicadeza lingüística que deforman la verdad, la capacidad de evaluar los riesgos conocidos y futuros desconocidos, lo ético y comprobado y lo nuevo.  El viaje de transformación que es la experiencia de la DM es como una conversación.  La calidad de la misma depende de lo sabios, experimentados, curiosos, interesados, entregados, motivados y educados que son los DOS participantes en la conversación o el viaje.

La pregunta va bien en los dos sentidos: ¿cuál es el médico (o profesional de la salud) adecuado para una persona con DM? Y, también, ¿cuál es la persona con DM adecuada para el medico (o profesional de la salud)?  Las dos personas (y hasta en algunos casos, la familia de una de ellas) van a desarrollar una relación profesional y humana de descubrimiento y transformación.  Tal vez las más destacadas diferencias entre la relación que tienen el profesional de la salud y la persona que sufre una condición aguda (por ejemplo, un brazo roto) y la relación del profesional de la salud y una persona con la DM (una condición crónica) consisten en la duración de la relación y la necesidad de compartir (no solamente intercambiar) conocimientos, datos, ideas, motivos, planes.

Para una persona con DM (que todavía no se cura), la relación necesita tener vida por muchos años, no solamente unas semanas.  Hoy en día (a diferencia de hace algunos, no muchos, años atrás) se entiende que la relación entre la persona con DM y los que representan a los profesionales de la salud tiene que ser una relación de persona-equipo.  La DM afecta TODOS los aspectos de la vida física, social y psicológica de la persona que la tiene.  Lógicamente, una sola persona, por excelentemente educada y profesional que sea, no puede aportar TODO lo que la persona con DM necesita aprender, probar, decidir, pensar, ver, prever.

La relación entre la persona con DM y una amplia gama de profesionales de la salud (médicos familiares y/o especialistas, Educadores en Diabetes Certificados, odontólogos, nutriólogas, enfermeras, psicólogos y otros), que representan el equipo multidisciplinario necesario para facilitar el óptimo tratamiento y autotratamiento de la DM, es una relación de suma importancia y consecuencia.  Y, según este concepto de aportación y colaboración del equipo entero (que incluye a la persona con DM), es la persona con DM quien es el jefe, el centro o el enfoque del equipo.  En ese rol, la persona con DM lleva mucha responsabilidad (finalmente compartida) y autoridad.  La calidad del cuidado médico y del autocuidado personal dependen evidentemente del jefe del equipo.

Este concepto es algo nuevo...por lo tanto no va a caerles bien a todos, pero refleja una realidad innegable: los profesionales de la salud están con la persona con DM tal vez 1 hora al mes (excepcionalmente más)...o menos.  Las otras 743 horas del mes, el o la que manda, implementa, maneja, llega a comprender, investiga, aguanta, experimenta, anota, calcula, examina, aprende a través de la experiencia, explora, viaja es la persona con la DM, una condición que también está presente las 24 horas del día.  La relación con el equipo multidisciplinario contribuye a que la persona con DM puede enfrentar este reto con ecuanimidad, buen humor y competencia.  Nada fácil y nada imposible.

PREGUNTA:       Quiero saber el porcentaje de adolescentes con DM.

RESPUESTA:       Es más probable que un adolescente tenga DM1, a comparación con la incidencia de la DM2.  Sin embargo, el número de adolescentes con DM2 está creciendo.  En México, aproximadamente 28% de los niños de 5 a 11 años de edad padecen sobrepeso u obesidad.  Estos niños tienen un elevado riesgo de desarrollar la DM2.  En cifras concretas, el 90% de los adolescentes que desarrollan la DM tendrán la DM2, mientras que el 10% tendrán la DM1.  El año pico para el desarrollo de la DM1 es a la edad de 14 años.  En México, la prevalencia de la DM es entre 11% y 20%, dependiendo del Estado en que uno vive.  La población actual de México (2004) es 105,000,000.

PREGUNTA:       ¿Es cierto que ya existe insulina en aerosol, parecido al tubo que usan los asmáticos?

RESPUESTA:       Sí existe (y desde 1925 el esfuerzo científico para producirla)...aunque todavía no está a la venta para el uso de la persona con DM1 ó DM2 (a menos que sea en un estudio médico o investigación científica).  Su uso es confiable pero también complicado por asuntos como la presencia de un resfriado en la persona que la utiliza, la utilidad de una medición exacta de la dosis de insulina absorbida o la incertidumbre de si haya consecuencias pulmonares a largo plazo.

NovoNordisk (AERx - un líquido), Aventis/Pfizer (Exubera® - un polvo) y otros laboratorios siguen estudiando su efectividad y su ruta de aplicación y los riesgos asociados.  Para una buena idea de la situación actual (enero 2003) de la insulina nasal y pulmonar, ver:

http://209.238.249.124/Avances/Clinica/ACL67.htm  (español)
http://www.findarticles.com/cf_0/m0CUH/1_27/112312344/p1/article.jhtml  (inglés)
http://www.bioportfolio.com/news/biotracker_218.htm  (inglés)

Para ver fotos de los aparatos empleados para dosificar la insulina, ver http://www.continents.com/diabetes13.htm.

PREGUNTA:      ¿La diabetes mellitus es una condición de alto riesgo aun con control médico?

RESPUESTA:       Con un óptimo control metabólico consistente (es decir, valores de glucosa sanguínea idénticos o muy parecidos a los de una persona sin DM), es probable que los riesgos sean mínimos o no existentes.  El control médico no siempre tiene que ver con el control metabólico.  El control médico tiene que ser personalizado, acertado, informado y actualizado.  El control metabólico depende de la persona con DM e igualmente tiene que ser personalizado, acertado,  informado y actualizado.  El óptimo control de la condición reduce importantemente los riesgos frecuentemente asociados con el subóptimo control de la DM.  Un óptimo control metabólico se refleja en valores glucémicos de 70 - 110 mg/dL o en un valor de hemoglobina glicada (HbA1c) de 4 - 6%.

PREGUNTA:       ¿Tiene la DM un tratamiento definitivo, es decir, una cura total?  O ¿es más bien una condición sin cura que sólo requiere cuidados y atención permanente?

RESPUESTA:       La DM tiene un tratamiento definitivo, permanente (la normalización de niveles de glucosa sanguínea a través de la presencia de suficiente insulina en el cuerpo en todo momento).  El tratamiento tiene que ser permanente porque no existe cura para la DM.  El tratamiento de la DM se considera un control, no una cura.  La educación en la DM y el conocimiento individual del funcionamiento y los requisitos del cuerpo permiten un óptimo control.  Las decisiones diarias necesarias para lograr el óptimo control de la DM se tienen que tomar por la persona afectada; la DM es sin excepción una condición de autocontrol o automanejo.

PREGUNTA:       ¿Cuál es el avance más novedoso en el tratamiento de la DM2?

RESPUESTA:       El avance (permitido por 2 estudios en 1993 and 1998, que duraron más de 10 años cada uno) en nuestro concepto de en qué consiste el tratamiento de la DM.  Debido a los estudios, sabemos con certeza que mientras más "normales" los valores de glucosa sanguínea, menos problemas, menos complicaciones, menor abreviación de la vida, mayor conservación de la calidad de vida de los con DM.  Esto, en su turno, sugiere que al enseñar a la persona con DM a manejar la DM con metas específicas (hoy en día factibles debido a algunos avances tecnológicos y científicos) de valores "normales" (aproximadamente 70-140 mg/dL) de glucosa sanguínea, estamos entregando un tratamiento REAL de la condición.  Previamente, el esfuerzo profesional de tratar los síntomas y las complicaciones de la condición era más intenso que la educación necesaria para que la persona con DM evitara o minimizara las complicaciones.

Los modos de mantener un tipo de control glucémico ideal no son muy complicados, si la persona entiende el rol de la educación diabetológica, del plan de alimentación, de la actividad física y del medicamento.  No hay avances "mágicos" o tecnológicos que permitan realizar ese control...sino que es con aprendizaje, experiencia personal, autotratamiento, disciplina, esfuerzo y colaboración con el equipo de la salud que se logra, evitando o minimizando (como los estudios indicaron) las complicaciones tardías de la DM, que son los aspectos verdaderamente negativas de la condición.

PREGUNTA:       ¿Qué se puede realizar para no tener problemas con la disfunción erectíl?  ¿Existe algún medicamento que se pueda tomar para curarla?

RESPUESTA:       Hay dos causas principales de la disfunción erectíl.  Una es neurológica y otra es psicológica.  La DM puede afectar, agravar o provocar las dos causas.

Lo que se puede hacer para reducir el riesgo de llegar a tener la disfunción erectíl es mantener niveles de glucosa sanguínea lo más cerca posible de lo normal (70 - 140 mg/dL).  Esta estrategia requiere de un óptimo control no sólo para hoy, sino a través de los años que uno tiene la DM.

Mantener los niveles óptimos de glucosa sanguínea implica una educación diabetológica que facilite una alimentación adecuada y un nivel idóneo de actividad física.  Una dosis correcta de insulina (DM1) o de pastillas (por los primeros 6 - 15 años de la DM2) también es necesaria.  Lo que permite un óptimo control de la glucosa sanguínea va cambiando con los años; la alimentación, la actividad física y la dosis de insulina o de pastillas antidiabéticas requieren de modificaciones periódicamente.

Sí existen varios medicamentos (Cialis, Levitra, Viagra) que pueden ser útiles en el tratamiento de disfunción erectíl causada por daños a los nervios y capilares; su uso es menos eficaz en la disfunción erectíl causada por factores psicológicos.  Hay personas con DM para las cuales estos medicamentos no son recomendables.

PREGUNTA:       A pesar de que mi doctora me dice que no hay problema, tengo dudas con respecto a la DM y el embarazo.  Mi esposo y yo ya queremos encargar bebé.  ¿Estaría eso bien?  Cumplo 5 meses de mantener mi glucosa en el rango normal.  ¿Sería conveniente iniciar un embarazo?

RESPUESTA:       Para una mujer con DM que quiere embarazarse, se recomiendan 6 meses de control excelente (70 - 100 mg/dL; HbA1c de menos de 6%), lo cual requiere de mucho esfuerzo y frecuentes pruebas de glucosa (7 ó más veces al día).  Durante los 6 meses previos, también se recomienda una dosis diaria de ácido fólico.  La definición de glucemia "normal" varía.  Si se refiere a niveles de glucemia encontrados en las personas sin DM, se considera normal una glucemia de entre 70 y 100 mg/dL y brevemente hasta 140 mg/dL después de comer alimentos calóricos.

Durante el embarazo mismo, el control tiene que ser aún más cuidadoso, ya que la hiperglucemia, la hipoglucemia y la cetoacidosis pueden afectar no sólo a la mujer embarazada sino también al bebé.  Es recomendable consultar con un médico obstétrico con amplia experiencia y conocimiento de la DM.  Un Educador en Diabetes Certificado puede ampliar su educación diabetológica referente al embarazo y lo necesario para tener un bebé sano.

PREGUNTA:       ¿Cuáles son los análisis de laboratorio que debo tener y revisar como persona con DM?

RESPUESTA:       Esta tabla indica los cuidados generales recomendados para las personas con DM.  Se puede imprimir para llevar a la consulta con el médico o Educador en Diabetes Certificado.
 

Para la mayoría de personas con DM Meta recomendada Mi meta Resultado Resultado
En cada consulta médica y educativa     Fecha Fecha
Revisar niveles de glucemia
     - en ayunas
     - antes de los alimentos
     - postprandial (1 - 2 horas después de comer)
     - al acostarse

- 70 - 100 mg/dL
- 70 - 100 mg/dL
- 70 - 140 mg/dL
- 100 - 140 mg/dL
. . .
Checar presión arterial menos de 130 / 80 mmHg . . .
Revisar plan de alimentación . . . .
Revisar actividad física . . . .
Checar peso corporal . . . .
Comentar y resolver dudas/preguntas . . . .
Cada 3 - 4 meses
       
Hemoglobina glucosilada (HbA1c) menos de 6 - 7%; en embarazo, menos de 6% . . .
Comentar y resolver dudas/preguntas . . . .
Por lo menos cada año
       
Examen físico . . . .
Examen completo de pies . . . .
Examen de ojos con dilatación de los mismos . . . .
Prueba de microalbuminuria menos de 30 mg en 24 horas . . .
Prueba de colesterol
     Total
     LDL
     HDL

- menos de 200 mg/dL
- menos de 100 mg/dL
- más de 45 mg/dL
     
Prueba de triglicéridos menos de 150 mg/dL . . .
Vacuna anual contra la influenza (otoño) . . . .
Comentar y resolver dudas/preguntas . . . .
A consultar con el médico
       
Educación diabetológica . . . .
Técnicas para dejar de fumar . . . .
Utilidad de aspirina diaria . . . .
Síntomas nuevos o atípicos . . . .
Nuevas terapias o nuevos medicamentos . . . .
Comentar y resolver dudas/preguntas . . . .

Fuentes:
Cefalu, W. T.  (2001).  Practical guide to diabetes management.  2da edición.  New York: Medical Information Press.
LeRoith, D., Taylor, S. I., & Olefsky, J. M.  (2004).  Diabetes mellitus: A fundamental and clinical text.  3ra edición.  Philadelphia: Lippincott Williams & Wilkins.

PREGUNTA:       Tengo 37 años y me diagnosticaron DM2, hace dos años. Me controlaba con glibenclamida, pero en los últimos 3 meses (por cuestiones de trabajo) me desordené en el tratamiento y ahora estoy descompensada.  Tengo cetonas en orina y mi médico dice que tengo que iniciar con insulina.  Tengo miedo.  Me dice que es sólo mientras tomo de nuevo el control y que después regresaré a los hipoglucemiantes orales.  Pero ¿si no?

RESPUESTA:       Dos años no son muchos y ordinariamente las pastillas podrían funcionar por unos años más...PERO la presencia de cetonas en un estado fisicológico no estresado (es decir, cuando uno no está enfermo o sufriendo otro estrés físico o psicológico), de hiperglucemia persistente (a pesar de tomar las pastillas) cuando uno no es obeso, la pérdida descontrolada de peso, la presencia de hipertrigliceridemia (severamente altos niveles de triglicéridos a pesar de tratamiento con las pastillas antidiabéticas) y la presencia de hiperglucemia que no responde al uso de las pastillas podrán indicar una DM que, a corto o largo plazo, requiere de la insulina para su óptimo tratamiento.  Frecuentemente, la DM2 está presente en el cuerpo 6-10 años antes de que se dé el diagnóstico.  En ese lapso, la DM2 causa daños frecuentemente irreversibles y pone mucho estrés sobre el páncreas.

Normalmente, se llega a la necesidad de la insulina después de emplear un tratamiento con las pastillas por 6-15 años...PERO hay las excepciones mencionadas que obliguen la insulinoterapia para un óptimo control de la glucemia.  En la presencia de las excepciones, la insulina ofrece una alternativa saludable y eficaz.  Los sentimientos y las creencias y fantasías acerca de la insulinoterapia a veces forman una resistencia a su uso...pero si la meta es evitar las complicaciones tardías (nefropatía, neuropatía, retinopatía, etcétera), la insulina es una opción que vale la pena evaluar entre los dos (usted y su médico).  Evitar esas complicaciones desagradables podría ser el motivo admirable de su médico.

PREGUNTA:       Me gusta de siempre hacer ejercicio, pero un médico me sugirió que antes de realizarlo, desayunara algo ligero.  Siempre lo he hecho en ayunas y corro aproximadamente una hora.  He sido delgada casi siempre; mido 1.52 metros y peso actualmente 52 kilos.  Me dice el médico que es de riesgo para la alza de azúcar si no ingiero alimentos antes de realizar el ejercicio.  Siempre me acostumbré a hacerlo así.  Sin embargo, ahora siento que me canso pronto.  ¿Qué es lo recomendado?

RESPUESTA:      Usted no indica si usa la insulina para el control de la glucemia, ni si tiene DM1 ó DM2.  En general, si usa la insulina rápida o ultrarrápida y se inyecta antes de correr y sin desayunar, sí habría riesgo de hipoglucemia.  Si no usa la insulina ni las pastillas antidiabéticas (lo cual querría decir que tiene DM2 en las más tempranas etapas), correr sin desayunar probablemente no causaría la hipoglucemia...PERO puede haber excepciones, pues cada cuerpo es diferente.  Si usa las pastillas antidiabéticas como terapia única, y dependiendo de cuál o cuáles, se podría decir que sí podría haber riesgo de hipoglucemia (es decir, una baja de glucosa sanguínea, NO una alza de la misma, que sería hiperglucemia).  Sin saber los resultados del automonitoreo sanguíneo, no es posible saber con exactitud si en la(s) siguiente(s) hora(s) haya posibilidad concreta de hipoglucemia o no.

Por otro lado, correr una hora en ayunas (como antes lo hacía) sin problemas de hipoglucemia podría indicar que los niveles de glucosa sanguínea están elevados y, de igual forma, sería importante saber lo que el medidor de glucosa indica para evluar por cuánto está elevada...pues el ejercicio con muy altos niveles de glucosa sanguínea puede provocar problemas, sobre todo en las venitas de los ojos.  Así ¿qué hacer?  Tres recomendaciones: 1) Utilizar el medidor de glucosa para verificar los niveles de glucosa antes y después del ejercicio.  Su uso permitirá que vea los patrones de su glucemia y decida con tranquilidad cuándo y cuánto comer.  2) LLevar 2 barras de desayuno (las de Special K, por ejemplo, son bajas en grasas) cuando salga a correr (¿una en cada calcetín?), por si acaso llegara a experimentar la hipoglucemia.  3) Si posible, hacer la actividad física con otra persona y ayudarle a comprender lo básico de la DM, para que le pudiera asistir si algún día fuera necesario.

PREGUNTA:      Deseo saber si el café sin azúcar afecta a la persona con diabetes mellitus.

RESPUESTA:      Con que tanta gente toma el café a diario, es importante saber su efecto sobre la diabetes mellitus (DM).

El café contiene cafeína.  La cafeína se encuentra en varias bebidas (Coca-cola), algunos alimentos (el chocolate) y en algunos medicamentos (la Cafeaspirina).  La cafeína es la droga más utilizada en todo el mundo y es adictiva.  Si uno de repente deja completamente el café, podrá tener temporalmente un dolor de cabeza, hasta que se disminuya y desaparezca la adicción (que es menos fuerte que la adicción causada por drogas más fuertes como el alcohol, la nicotina).

La cafeína reduce la sensibilidad del cuerpo a la insulina, así causando que suba el nivel de glucosa sanguínea.  Este efecto viene porque la cafeína aumenta los efectos de dos hormonas (adrenalina y glucagon).  Estas hormonas propician la salida de glucosa almacenada en el hígado...y esta glucosa adicional resulta en niveles elevados de azúcar en la sangre.

Así, para las personas que tienen DM2 (los que todavía no utilizan la insulina), la cafeína en el café o la Coca-cola puede provocar problemas de control de la glucosa cuando se toma después de los alimentos (comida, cena, desayuno).  Tomada después de los alimentos, la cafeína causa que suba el nivel de la glucosa en la sangre.  Cuando se toma el café en ayunas, casi no produce ese efecto negativo...es decir, tomar el café es menos problemático para el control de la glucosa cuando el café se toma en ayunas.

Otros estudios indican que la cafeína causa que suba la tensión arterial (la presión arterial).  Muchas personas con DM2 sufren de elevada tensión arterial, y en esos casos, no sería ideal tomar el café.

Igualmente, no es recomendable que la mujer embarazada tome el café durante el embarazo.  Se sabe que la cafeína pasa de la mamá al feto y que la cafeína se encuentra en la leche materna de las mujeres que toman grandes cantidades de café.

Otro efecto de la cafeína es reducir la cantidad de fierro que el cuerpo absorbe.  La cafeína es diurética, lo cual quiere decir que la cantidad de orina producida es mayor a la cantidad de líquido tomado.  Así, es importante tomar suficiente líquido (que no sea café o Coca-cola) cuando uno toma mucho café.

Aparte de la cafeína, hay aproximadamente 1000 compuestos químicos en el café que se han identificado...y otros 2000-3000 sustancias todavía no identificadas.  Como resultado, no se sabe exactamente cómo la combinación de ellos afecta la glucosa.  Otros investigadores han descubierto que algunos de las sustancias en el café podrían ayudar a ciertas personas a evitar la DM2.

En cuanto a la DM y el control de la glucosa, hay que recordar que si se agrega azúcar o leche al café, aquéllos tienen calorías y por eso afectan directamente los niveles de glucosa sanguínea.  El uso de Sugless o Canderel (edulcorantes artificiales y sin calorías) no provee de calorías, así que es igual que tomar el café sin azúcar y leche.

Algunos investigadores sugieren que las personas con DM2, eliminen o reduzcan el café en su plan de alimentación.  El máximo recomendado es no más del equivalente de 4 tazas (una taza tiene 240 mililitros de líquido) de café regular, por día.  Una taza de café contiene de 80 a 175 miligramos de cafeína.  Cuatro tazas de café equivale a aproximadamente 400 miligramos de cafeína.

El café decafeinado ("Decaf") no contiene cafeína y así no debe afectar la glucosa ni la presión arterial.

En todo caso, es necesario recordar que el automonitoreo de la glucosa sanguínea, con un medidor de glucosa casero, es la mejor (y casi única) manera de evaluar el efecto del café u otro alimento sobre el control glucémico.

La siguiente tabla indica la cantidad de cafeína contenida en varios productos comunes:
 
PRODUCTO TAMAÑO DE PORCIÓN MILIGRAMOS DE CAFEÍNA
. . .
CAFÉ . .
De la olla 180 mL (6 oz.) 75 a 140
Filtrado por papel 180 mL (6 oz.) 110 a 180
Instantáneo 180 mL (6 oz.) 60 a 90
. . .
TE NEGRO . .
Débil  180 mL (6 oz.) 20 a 45
Fuerte 180 mL (6 oz.) 70 a 110
. . .
REFRESCOS (tipo cola) . .
Regular o light (sin azúcar) 355 mL (12 oz.) 6 a 38
. . .
PRODUCTOS DE COCOA . .
Leche con chocolate 225 mL (7.5 oz.) 2 a 7
Barra de chocolate oscuro 56 grams (2 oz.) 40 a 50
Barra de chocolate de leche  56 grams (2 oz.) 3 a 20

Fuentes:
Diabetes Care.  (2004).  27, 2047-2048.
Public Health Nutritionists, Toronto, Canadá, Department of Public Health.  (1991).

PREGUNTA:      Soy resistente a la insulina.  Me encanta hacer "spinning," pero sólo tengo tiempo dos días a la semana.  A veces me siento muy cansada 2 ó 3 horas después del ejercicio.  ¿Debo cambiar de ejercicio?  No puedo ejercitarme todos los días.

RESPUESTA:      Antes de abandonar una actividad física que le gusta y que probablemente es muy útil en el control de la glucosa y consecuentemente en la prevención de complicaciones por mucho peores que el cansancio...¿por qué no checa la glucosa sanguínea con el medidor de glucosa?  Checándola antes, inmediatamente después y a una o dos horas después, sobretodo cuando sienta cansancio, puede indicarle si la actividad física bajó el azúcar demasiado (y por eso sentía cansancio).  Si es así, es cuestión solamente de comer una colación en el momento adecuado para prevenir la baja de azúcar.  Tal vez cualquier forma de actividad física (correr) causaría la misma bajada que el spinning, así que cambiando de actividad no es necesariamente la solución.  El medidor de glucosa es una guía confiable.

Claro, el medidor podría indicar que el azúcar está elevada más allá de lo seguro (aprox. 140 mg/dL), porque la hiperglucemia también puede provocar el cansancio.  El medidor es la mejor autoridad para indicar lo que pasa con respecto a la DM y los efectos de ella en otros sistemas corporales.  Poco a poco una persona va conociendo su cuerpo y la respuesta que éste tiene a la comida, la actividad física, el medicamento.  Una vez que se aprenda eso, será más fácil responder adecuadamente a las variaciones en los niveles de glucosa sanguínea que conllevan el comer, el hacer actividad física, los medicamentos, el estar agripada y otros estresores.

PREGUNTA:      A mi mamá el dia de hoy le dieron sus resultados en el laboratorio y salió que tiene DM.  Tenía más de 400 mg/dL de azúcar.  ¿Qué tan grave es esto?

RESPUESTA:      Así es que se hace el diagnóstico de DM: con un azúcar en ayunas de más de 126 mg/dL (en dos ocasiones diferentes) o con un azúcar casual o postprandial de más de 200 mg/dL.  Lo importante es que la glucosa sanguínea no se quede en ese nivel, sino que su mamá aprenda a manejarlo de tal forma que tenga un óptimo control de la glucosa...más o menos entre 70 y 110 mg/dL (hasta tal vez 140 mg/dL brevemente después de comer).  Su médico y Educador en Diabetes Certificado le pueden asesorar y educar para que no sufra más tarde de complicaciones.  La DM no tratada es por mucho más grave que la tratada.

PREGUNTA:      Mi esposa es insulinodependiente.  Recientemente comenzaron a dormírsele algunos dedos de sus pies.  Le recetaron Neurontín cada 12 horas, pero no ha sentido mejora alguna.  No tiene dolor ni ardor.  Sólo siente esas cosquillitas típicas de cuando alguna parte del cuerpo se duerme.  Le dijeron que es por las zapatillas y que debe hacerse zapato especial y que igual ya nunca más podrá usar zapatillas.  ¿Es cierto?

RESPUESTA:      Sin hacer el examen físico, no se puede saber con certeza, pero bien podría ser la neuropatía diabética, una complicación tardía de la DM.  Los zapatos pueden ser importantes en la reducción del riesgo de herida o cortadas en el pie, así evitando la infección muy peligrosa en las personas con neuropatía diabética.  Lo primero es hacer uso del medidor de glucosa sanguínea para intentar normalizar la glucosa sanguínea...este paso a veces da un alivio, aunque no siempre ni total.  Ir con un médico neurólogo, con conocimientos y experiencia en el cuidado de la neuropatía diabética, será algo urgente.  El cuidado de los pies es crítico para las personas con DM y el elemento central en tal cuidado es el control glucémico.

PREGUNTA:       Al momento de inyectarme la insulina en el muslo, checo que no salga sangre por la jeringa.  Pero al sacarla se me viene mucha sangre.  ¿Es normal?  Cuando se mete poquita sangre en la insulina que me voy a inyectar ¿qué hago?  ¿Tengo que deshechar esa dosis?  Ahora que me inyecto en el abdomen, siento que los piquetes y la solución me duelen mucho.  Los brazos los siento duritos, al igual que los muslos.  ¿Asì debe ser?

RESPUESTA:       Sucede a veces que salga sangre cuando se quita la jeringa del cuerpo.  Varios factores podrán tener que ver.  Después de inyectar la insulina, podrá dejar la aguja dentro de la grasa subcutánea y contar a 5 ó 10, lentamente.  Eso le da tiempo de absorberse un poco, así reduciendo la presión causada por la inyección de una cantidad (volumen) de insulina...normalmente es esta presión que facilita un géiser de sangre.  También puede influir la fuerza con la cual uno aprieta la grasa subcutánea para levantarla y prepararla para la inyección.  La sangre que resulta de una inyección (y que se queda por debajo de la piel) puede causar un moretón.  ¿Está tomando aspirina a diario?  Muchas personas con DM toman una aspirina (de entre 81 y 325 miligramos) cada día para disminuir la coagulabilidad de la sangre.  Si es así, se aumenta la fluidez de la sangre...y sale más fácilmente después de una inyección o produce más fácilmente un moretón.

La sangre que se mete en la jeringa antes de la inyección indica que es posible que la punta de la aguja esté dentro de o ha roto un capilario pequeño; si se inyecta la insulina en la corriente sanguínea, los tiempos de acción, inicio, duración de la insulina serán diferentes (normalmente, más rápidos) a los típicos.  Es por eso que no se recomiendo inyectar la insulina directamente en la corriente sanguínea.  La rotación de sitios de inyección y el uso de la insulina humana (en vez de la de origen animal) reduce el desarrollo de sitios que se endurecen.  Hay información adicional sobre otras técnicas de inyección en la página: www.continents.com/diabetes2.htm

PREGUNTA:       Se supone que el plátano no es recomendable para los que tienen DM.  Pero es una fruta que contiene mucha fibra soluble.  Es un almidón y no contiene cáscara comestible o sólo cuando se hierven y ayuda a bajar los niveles de colesterol.  Por supuesto, contiene fructosa, cuya absorción es menos rápida.  Si tiene tanta fibra ¿ayudaría a bajar los niveles de glucosa en sangre?  ¿Cómo sé si se debe consumir o no?

RESPUESTA:       Que el plátano no es recomendable para los que tienen DM...no es exactamente correcto.  El plátano macho y el plátano de Tabasco (el con más dulzura) tienen casi las mismas calorías.  Los dos sí pueden incorporarse en el plan de alimentación de una persona con DM.  Como usted dice correctamente, es carbohidrato, lo cual afecta la glucemia... por eso, hay que saber en qué cantidad y cuándo comerlo.  La fibra que contiene un medio plátano Tabasco es aproximadamente 1.1 gramos...muy poco.  El plátano macho tiene apenas .1 gramo de fibra por porción.  No es probable que esta cantidad mejore los niveles de colesterol ni de la glucosa.  Frecuentemente, se utiliza la cantidad de 5 gramos de fibra como una cantidad mínima que se puede restar del total de carbohidratos para fines de control de la glucosa sanguínea...pero tendría que comer 2 1/2 plátanos para tener tanta fibra...y la fructosa y otros carbohidratos en esa cantidad de plátanos podrían subir la glucosa sanguínea más de lo que desée.

Saber si debe consumir el plátano o no depende de varios factores, los cuales puede hablar con un nutriólogo, Educador en Diabetes Certificado o médico especializado: su nivel de glucosa al momento de comerlo, su rango meta de glucosa sanguínea, los otros alimentos con los cuales lo acompaña, la cantidad de actividad física que prevé en las 2 horas después de comerlo, etcétera.  Sí confunde a veces, pero hay maneras de desconfundirnos (principalmente, el medidor de glucosa) y ellas sí valen la pena a lo largo, para que la dieta sea balanceada, rica y satisfaciente.  El plátano contiene potasio, por ejemplo, y el postasio sí es necesario y útil en el cuerpo (especialmente el de mujeres).  Por otro lado, en la presencia de insuficiencia renal, el plátano contendrá demasiado potasio.  Es importante saber es si usted tiene DM2 ó DM2.  En cualquier caso, la alimentación es uno de los pilares de autotratamiento.

PREGUNTA:       Tengo 37 años de edad y 12 años con diabetes.  Nunca he llevado un buen control.  He estado por mucho tiempo en niveles de 300 mg/dL ó más.  Me cuesta mucho cuidar la alimentación.  Como pan dulce, chocolates, pasteles...de TODO.  Peso 85 kilos y aunque demasiado tarde, quiero empezarme a cuidar.  Quiero bajar de peso.  ¿Qué puedo hacer?  ¿Qué dieta?

RESPUESTA:       Nunca es demasiado tarde para cuidar la DM, porque es progresiva la condición.  La "dieta" tiene que ver con la comida en la mesa y que seleccionamos, mientras que la glucosa sanguínea alta tiene que ver con la comida que ya seleccionamos y que ya está dentro del cuerpo pero inutilizable correctamente por falta de insulina.  En otras palabras, en el manejo adecuado de la DM, hay otros aspectos importantes (actividad física, fuente adecuada de insulina, educación diabetológica) aparte de la dieta o el plan de alimentación.  Para una atención más integral, sería recomendable tanto dirigirse al control glucémico (un endocrinólogo o una endocrinóloga) como a la educación diabetológica (un Educador en Diabetes Certificado).

PREGUNTA:       ¿Qué tan buenos son los relojes que miden la glucosa sanguínea?  Lo vi en una película y no sé si sirvan.

RESPUESTA:       El Cygnus Glucowatch no es exactamente un medidor de glucosa como los demás medidores.  Mide (en el líquido intersticial, no en la sangre) la glucosa aproximadamente cada 10 minutos durante un período de hasta 13 horas.  Su uso no reemplaza la necesidad de chequeos (con otro medidor de glucosa) frecuentes de la glucosa sanguínea.  Requiere de receta médica.  Tiene ventajas (posible pero imperfecta protección durante la noche de la hipoglucemia; resultados correctos o aceptables en un 95% de las mediciones; memoria para 8,500 mediciones; un alarma que suena si la medición es alta, baja o fácilmente podría llegar a ser alta o baja dentro de los siguientes 20 minutos) y desventajas (alto costo [entre $300 y $872 USD para el Glucowatch y entre $4 y $9 para cada sensor, que dura aproximadamente 12 horas]; menor eficacia en la detección de niveles muy bajos de glucosa; no es eficaz si el brazo o la muñeca está sudado; irrita la piel en aproximadamente 50% de las personas que lo utilizan).  No es recomendable para personas menores a los 7 años de edad.  El Glucowatch no está a la venta en México.  www.glucowatch.com

PREGUNTA:       Mi abuela tiene DM.  Es un poco terca y controla muy mal sus niveles de azúcar.  Hace poco tuvo un problema y por el coraje casi le da una embolia.  Al llevarla con el doctor y realizarle los análisis, resulta que tiene una deficiencia renal leve acompañada de colesterol, trigliceridos y potasio alto.  El doctor dice que este último es importante de bajar, ya que corre el riesgo de un paro cardiaco.  ¿Esto es cierto?

Por otro lado, una tía investigó e insiste en que el potasio no se sube y que es el sodio que sube.  ¿Es cierto?  Necesito una guia, un libro o algo para que mi abuela entienda lo grave de sus problemas.

RESPUESTA:       Hay un balance entre el potasio y el sodio...y este balance es crítico en mantener el ritmo cardiaco correcto y la cantidad de líquido adecuado en las células del cuerpo.  El exceso de sodio es causante de presión alta, sed y de retención de líquidos.  El potasio, como el sodio, es un mineral.  Los riñones sanos eliminan cualquier exceso de postasio que se haya ingerido.  El mayor peligro que ofrece un exceso de potasio en la sangre es una irregularidad en el ritmo del corazón y que puede ocurrir repentinamente.  Si los riñones no funcionan a la perfección, puede aumentarse el nivel de potasio y de sal.  Un alto nivel de potasio en la sangre sí puede causar un paro cardiaco.  Claro, muy poco potasio (o sea, una deficiencia) en su régimen alimenticio también puede serle perjudicial.  La cantidad de potasio aceptable en la sangre es de 3.5 a 5.5 meq (miliequivalentes) por litro de sangre.  Las mayores fuentes de potasio se encuentran en la leche, las papas, los plátanos, las naranjas y el jugo de las mismas, las frutas secas, las legumbres, las nueces, los substitutos de la sal y en el chocolate.  Es posible que un Educador en Diabetes Certificado que también sea psicólogo podría ayudar a aclarar lo serio que es la DM y las maneras relativamente adecuadas para controlar la glucosa sanguínea.

PREGUNTA:      Tengo DM desde 1999 y desde el 2000 me inyecto insulina NPH.  Me pongo 45 unidades diarias.  Hace como 6 meses me dijo una prima (que es enfermera) que era mucha la insulina que usaba y que se me podían perjudicar los riñones con el tiempo.  ¿Es cierto?

RESPUESTA:       La cantidad de insulina inyectada no es ni mucha ni poca...sino que depende de las necesidades del cuerpo, que son diferentes según el cuerpo.  Para ser adecuada y exacta, la cantidad de insulina debe permitir o lograr niveles de glucosa sanguínea entre 70-110 mg/dL durante la mayoría del día (después de comer, sube la glucosa y la insulina sirve para que no suba a rangos peligrosos para la salud de los riñones y otros órganos).  Midiendo la glucosa (con el medidor de glucosa sanguínea), usted sabrá si es mucha o poca insulina.  Si la glucemia es baja, la causa podrá ser demasiada insulina; si la glucemia es alta, la causa podrá ser una deficiencia de insulina.  De hecho, no hay ningún estudio scientífico que indique que el uso correcto de la insulina haga daños a los riñones...EN CAMBIO, hay muchos estudios que indican que la hiperglucemia (altos niveles de glucosa por falta de insulina) SÍ causa enormes e irreversibles daños a los riñones en muchas personas con DM.  Algunas personas, por cuestiones genéticas, parecen estar menos propensas a estos daños, pero aun así no se sabe quién sí y quién no hasta que sea demasiado tarde.  Más vale la prevención a través del buen control glucémico.

Usted no indica si toma las 45 unidades de NPH de una vez ni a qué hora, pero el uso del medidor de glucosa, junto con unas consultas con un Educador en Diabetes Certificado y/o un endocrinólogo actualizado en el tratamiento de la DM, le proporcionará un tratamiento insulínico adecuado a sus necesidades (según alimentación, actividad física, peso).  Cada persona es algo diferente en cuanto a sus requerimientos insulínicos, así que varían las dosis necesarias para un buen control que permita evitar daños a los riñones, ojos, corazón, pies.

PREGUNTA:      Mi hijo ha tenido sus niveles de glucosa dentro de lo normal, incluso a las 3 de la mañana la trae a 77 mg/dL y en la mañana amanece con 114 mg/dL, desayuna y a las 2 horas la trae a 224 mg/dL.  ¿Por qué, si la dosis que se le aplica en el desayuno es la correcta?

RESPUESTA:      La subida matutina de la glucemia, después del desayuno, es un problema común.  Usted no dice qué edad tiene su hijo, pero eso no es crítico.   Para todos, entre las 3-4-5-6-7-8 de la mañana es cuando la hormona de crecimiento está siendo segregada en cantidad.  Por eso, algunos reportan que los niveles de glucosa son más grandes (altos) al levantarse en la mañana que cuando se acostaron la noche anterior.  Normalmente el efecto de la insulina es más fuerte en la tarde que en la mañana.  Como la hormona de crecimiento funciona para suprimir la función de la insulina (que es una hormona de almacenaje, no de crecimiento), aun estando presente, la insulina, en la dosis correcta, no es suficiente para nivelar bien la glucosa (por eso subió de 77 a 114).  Lo frustrante, desde la perspectiva de control de la glucosa, es que la secreción de la hormona de crecimiento es variable...algunos días mucha y otros no.  Normalmente, la insulina rápida o ultrarrápida de la dosis matutina habitual es para cubrir los carbohidratos contenidos en el desayuno, PERO si el efecto de esta insulina está un poco o por mucho suprimido por la hormona de crecimiento y adicionalmente la persona toma su desayuno normal, lo que pasa es lo visto: el azúcar sube desmedidamente.

Hable con su endocrinólogo o Educador en Diabetes Certificado para ingeniar unas respuestas adecuadas, pues las hay.  Muchos no desayunan hasta que el medidor de glucosa indique que sí está bajándose la glucosa.  Otros aumentan la dosis de insulina rápida o ultrarrápida, según el nivel de glucosa sanguínea al levantarse y según la hora de levantarse (es muy diferente levantarse a las 5 a.m. que a las 10 a.m.).  Otros desayunan, pero con comidas de muy bajo índice glucémico (por ejemplo, una cucharada de crema de cacahuate o un yogurt light [sin grasa y sin azúcar adicionado]).  Pero en realidad son necesarias la experiencia y la prueba con el medidor de glucosa para ver lo que en su caso indidvidual podrá funcionar bien.  Mientras, pues ¡frustra bastante!

PREGUNTA:       Tengo DM desde hace 6 años y he tomado los siguientes medicamentos en distintas dosis y momentos, prescritas por internistas o endocrinólogos: Euglucon, Bieuglucon, Glucovance, Novonor, Glucophage y Glucobay.  Hace un par de meses estuve registrando entre 200 y 250 mg/dL de glucosa en ayunas y decidí ver al internista, quien me dijo que ya los orales no me hacían efecto, y me cambió el esquema a 10 unidades de insulina intermedia NPH, más 8 mg de Avandia y metformina al día.  A mí francamente no me gustó nada la idea de la insulina.  ¿Debo luchar por conseguir que alguien me maneje bien con los medicamentos orales?  ¿Por qué ya el médico nuevo no quiso intentar con más orales?

RESPUESTA:      Seis años...pues sus datos individuales concuerdan con los de la investigación scientífica que observa que en las personas con DM2, los antihiperglucemiantes (pastillas) dejan de tener el efecto deseado entre los 6 y 15 años después del inicio de su empleo.  En ayunas, 200-250 mg/dL definitivamente no es un control óptimo o deseado.   Usted no indica en dónde andan esos valores ahora, con la insulina intermedia NPH, pero siempre el asunto es el mismo: el tratamiento y autotratamiento que le dén un control óptimo de la glucosa es el tratamiento indicado e idóneo.  Una persona sin DM2 tiene valores en su mayoría entre 70 y 100 mg/dL, con realmente poca variación.  Aunque es difícil que una persona con DM1 ó DM2 consiga esos valores constantemente, es posible.  Pero quien tiene que decidir si vale la pena es la persona afectada.  A fin de cuentas la persona que tiene que luchar para manejarse bien es la persona con DM, ya que la actividad física, la comida, el peso y los medicamentos (pastillas o insulinas) todos influyen en el control.

Una manera fácil de averiguar la eficacidad de su tratamiento es realizar una prueba HbA1c (hemoglobina glucosilada), que se hace en cualquier laboratorio.  Esa prueba indica el promedio del control por los últimos 2 - 3 meses, y si el resultado está en menos de 7%, no está nada mal (aunque no es necesariamente óptimo).  Puesto que el cuerpo no fue diseñado para funcionar con niveles de glucosa de 200 ó 250 mg/dL, hay consecuencias serias del descontrol...y muchas de esas consequencias a largo plazo (retinopatía, nefropatía, neuropatía, enfermedad cardiovascular y otras) no son reversibles.  Entonces, tal vez su segundo médico piensa bien cuando receta el tratamiento que con más probabilidad va a funcionar para lograr algún control de su glucosa sanguínea.  Habiendo usted utilizado las pastillas por varios años, probablemente cualquier profesional de la salud, viendo resultados de más de 200 mg/dL en ayunas, estaría preocupado por su salud y bienestar y buscaría una manera (insulina) de mejorarlos.

Claro, la insulina es el tratamiento original, la refacción original que viene con el cuerpo y por eso tiene cierta calidad integral.  Sin embargo, es usted que tiene que decidir siempre qué tratamiento y autotratamiento usted va a emplear.  Hablando con un Educador en Diabetes Certificado o una endocrinóloga, usted podrá preguntar a fondo el asunto y también aprender tanto las consecuencias del descontrol como las maneras comunes para ingeniar el óptimo control.

PREGUNTA:      ¿Yo tendré hipoglucemia?  A partir del día 27 del presente me dió un mareo que no se me ha quitado.  El día 29 del presente mi esposa, que es Químico Farmacéutico Biólogo (QFB) me tomó análisis y me comentó que había salido bien, pero que la glucosa me salió en 53 mg/dL.  Estuve comiendo dulces durante esos tres días, y continué con el mareo.  Fui al doctor el día 31 del presente y me comentó que realizara 3 comidas fuertes y tener colación entre ellas.  Pero continuo con dicho mareo.  El 3 del siguiente mes fui a ver a otro doctor y me comentó que este mareo era porque tenía un poco inflamado el oído derecho.  Me envió desinflamatorio y algo para el mareo.  Pero continúo igual.  ¿Puedo seguir haciendo deporté (triatlón)?   Tengo entendido que la hipoglucemia se controla.  ¿Esto es un proceso reversible?   O ¿de por vida me tendré que estar controlando?

RESPUESTA:    Usted no comenta si la glucosa de 53 mg/dL fue en ayunas o después de comer.  Si fue en ayunas, es baja pero no necesariamente de preocupación.  No comenta su peso ni su edad.  No comenta si tomó bebidas alcohólicas anteriores a esa glucosa.  No comenta cuánto ejercicio físico había hecho anterior a esa glucosa.  Todos esos factores, y unos cuantos más, afectan la glucemia.

La hipoglucemia responde más directamente a la presencia exagerada de insulina que a la falta de comida o dulces.  Así, es posible que haya algún imbalance metabólico responsable de la glucemia de 53 mg/dL. Sin embargo, hay probablemente más de 50 motivos de mareo, los cuales tienen que eliminarse con cuidado uno por uno hasta encontrar la(s) causa(s) más probable(s).  En eso un médico internista o endócrino le ayudará.

El metabolismo se modifica a través de los años, pero en todo caso hay que haber un balance adecuado entre el gasto calórico (el deporte, por ejemplo) y la ingesta calórica (las comidas balanceadas) para que las variaciones que se den no se atribuyan a un desequilibrio fácil de autocorregir.

Hay algunos que aceptan la hipoglucemia recurrente como entidad médica...y otros que no.  La hipoglucemia significa algo...pero exactamente qué significa una glucemia de 53 mg/dL pues, hay que indagar y descubrir.  Es muy improbable que su glucosa sanguínea no varíe durante el día y noche.  Así, es improbable que tenga hipoglucemia constantemente, acompañada de mareo.

El deporte hace mucho bien para el cuerpo normal, pero bajo ciertas condiciones (que usted pueda o no tener), podrá empeorar ciertos controles metabólicos corporales.

En resumen, sugiero que encuentre a un internista o endocrinólogo de confianza para ayudarle a resolver sus preguntas.  Si el mareo se quitó con el tratamiento de la infección del oido, la inflamación pudo haberlo causado por lo menos en parte.  Así, resta el asunto de la hipoglucemia, que fue comprobada una sola vez.  No es suficiente para establecer un diagnóstico.

PREGUNTA:      Tengo DM1 desde hace mes y medio.  Mi mamá me llevó con un homeópata que dice que me la puede controlar y hacer que ya no me inyecte insulina.  Por supuesto que es algo que yo anhelo, pero no sé si confiar.  A mí me recetó unas gotitas y no me las he tomado, pues tengo miedo que vayan a tener efectos secundarios.  Si alguien conoce de esto ¿me puede decir si sería buena idea o no intentarle?

RESPUESTA:      A lo mejor las gotitas no le hacen daño...pero si realmente el homeópata u otra persona tuviera la cura (para que no se tuviera que inyectar la insulina en la DM1, el aeropuerto de la Cd. de México no daría abasto a los miles o millones que llegarían para tener esa cura.  Hasta la fecha, nadie podrá ofrecer la eliminación de la insulina como requisito del tratamiento de la DM1.  El cuerpo la exige.  Por lo tanto, lo más lógico en este caso, como actualmente en todos los casos de DM1, es acudir a una endocrinóloga con experiencia en el tratamiento de la DM1 o un Educador en Diabetes Certificado para orientarla.  No dice su edad...pero la cetosis (cetonas en sangre y orina) es una posibilidad peligrosa sin la presencia de suficiente insulina...es arriesgado demorar en la aplicación del tratamiento correcto de la DM1.

PREGUNTA:     Tengo DM desde hace un año cuatro meses.  Está controlada.  Estoy embarazada; tengo 13 semanas de embarazo y no me puedo controlar mis glucosas y me preocupa mucho por el bebé.  Estuve pensando en un aborto pero mi médico se negó a hacérmelo.  Manejo la glucosa en 159 - 200 mg/dL y no me baja y esto es desde que estoy embarazada.  Ahora me inyecto insulina NPH, 4 unidades en la mañana y 2 en la tarde, pero de todos modos no logro bajar la glucosa.  Mi dieta es de 1200 calorias...y con los antojos, luego no puedo.  Estoy muy preocupada por todo lo que se dice de un embarazo con DM.

RESPUESTA:      Tiene toda la razón por estar preocupada...ahora lo lógico es buscar a un endocrinólogo que le enseñe a manejar la glucosa (posiblemente la dosis de insulina es insuficiente) y después a un Educador en Diabetes Certificado que le ayude con el plan de alimentación (el feto también necesita calorías...y con 1200 calorías, apenas las hay para usted) y hacer algo de actividad física y luego a una ginecóloga con experiencia e interés en atender a la mujer embarazada que tiene DM.  Y que lo haga con prisa.

PREGUNTA:      Tengo 25 años de edad y tengo DM1.  Quiero saber si es cierto o qué tan cierto es que por un susto o una emoción fuerte se te pueden subir los niveles de glucosa.

RESPUESTA:      Es cierto y comprobado que el estrés sube los niveles de glucemia.  Cuando nos asusta algo o tenemos emociones muy fuertes, se produce una cantidad de adrenalina (o, epinefrina, el otro nombre para la adrenalina).  La adrenalina es hormona de "fight or flight" (pelear o huir), cuyo propósito es asegurar que tengamos la energía (es decir, la glucosa) necesaria para pelear o huir y así asegurarnos la supervivencia.  Porque en tales situaciones, el cuerpo necesita de toda la energía posible para pelear a un agresor o huir corriendo, lo menos indicado o conveniente sería una hipoglucemia.  En efecto, la adrenalina eleva los niveles de glucosa sanguínea, a través de su acción anti-insulina (es decir, reduce la producción de insulina y hace el cuerpo menos sensible a la insulina que esté presente...lo cual conlleva una elevación de la glucosa sanguínea).

Sin embargo, la investigación reciente ha comprobado que este efecto del estrés funciona únicamente en el período prandial.  En ayunas, el estrés que sea no tiene el efecto de elevar los niveles de glucosa.  Así, el estrés sí puede subir los niveles de glucosa en sangre en el período prandial o postprandial, es decir, al comer o después de comer, pero en ayunas el estrés NO causa una elevación de la glucosa sanguínea en las personas con DM1.

Así, no es exactamente el susto en sí sino la adrenalina producida por el susto que eleve la glucemia.  Hay otras hormonas involucradas en este proceso...y ellas también limitan la función de la insulina con la elevación consecuente de la glucemia.  Vale la pena notar que estas hormonas también podrán estar elevadas durante una enfermedad, cirugía, estrés...lo cual causa el mismo efecto (aumento en la glucemia).  Por eso, se recomienda que se monitoréen los niveles de glucosa más frecuentemente bajo estas circunstancias.

Página principal

Al inicio de esta página


Preguntas y respuestas adicionales: 
#1
.
#2
.
#3
.
#4
.
#5
.
#6
.
#7
.
#8
.
#9
.
#10
.
#11
.
#12
. #13
11 i 2008


Se prohibe la reproducción total o parcial del diseño de esta página, sin la autorización correspondiente.  Este sitio y todas las páginas que forman parte del mismo forman una guía educativa e informativa, que no pretende sustituir el tratamiento o las indicaciones de su médico o médica.  Cualquier decisión de autotratarse con un medicamento nuevo o de cambiar de medicamento o de alterar la dosis de su medicamento actual deberá consultarse con su médico o médica.  El sitio continents.com no se hace responsable del uso de la información contenida.  © 2004 - 2008  Dr. Stan De Loach